domingo, 26 de abril de 2015

Inauguración del Mercado de Colón. Valencia

*

Inauguración del Mercado de Colón






  •               El día de Nochebuena del año 1916, tuvo lugar el acontecimiento de la inauguración  en la ciudad, de uno de los edificios que iban a dejar huella en el patrimonio arquitectónico de la misma y que afortunadamente , hoy en día podemos seguir contemplandolo con toda su belleza, , estamos hablando del Mercado de Colón, noticia que fué reflejada por la prensa local y nacional  , con amplios reportajes . 
  •              En la foto superior que apareció  del Mundo Gráfico del día  3 de Enero de 1917,  se observa , al publico asistente a la inauguración, así como a la señorita Elenita Durá, que con mas de 43.000 votos, resulto elegida,  en un concurso realizado para ser la Reina del Mercado de Colón , dada la importancia que se había otorgado al acontecimiento .

  •               Una vez que se derriban las murallas de la ciudad en el año 1865, siendo D Cirilo Amorós, Gobernador de la provincia  , comienza a ser tenida en cuenta , la importancia que para el crecimiento de la ciudad , iba a tener la extensa  zona de huerta que se extendia en sentido hacia Ruzafa y el cauce del río Turia en direccion hacia el mar.
  •               Se inicia pues,  en la zona mas próxima al lugar que habían ocupado las antiguas murallas (actual calle Colón )  , la construcción de lo que se conocería cómo el Eixample o Primer Ensanche, con manzanas de viviendas con calles amplias y aireadas  , que se  cruzaban entre ellas formando angulos rectos y dando aspecto de amplitud y salubridad .
  •              Hay que tener en cuenta que en la historia de la ciudad, la Peste, había sido por desgracia, visita frecuente, dado lo abigarrado de las calles dentro del recinto amurallado, así cómo la falta de higiene de la misma, habiendo provocado en las distintas epidemias, gran mortalidad .
  •             La zona del ensanche poco a poco fue poblandose por una clase adinerada , construyendose  edificios a tono del poder adquisitivo de las personas que iban a vivir a esa nueva zona, esforzandose los arquitectos en que los edificios  presentasen un aspecto señorial que fuese dando prestigio a la zona.
  •            Debido al aumento de población que paulatinamente fue asentandose en la zona, se considero necesario , la existencia de un Mercado que abasteciese a la población de la zona ,  ademas se consideró que  la construcción del Mercado,   aparte de abastecer  a la creciente zona, tenía que ser un edificio distinguido, como correspondía a esa nueva zona . 

  •             El Arquitecto de la obra ,  fue uno de los arquitectos históricos de la ciudad, el saguntino D Francisco Berenguer Mora, que ya había dejado huellas de su arte en la ciudad, entre otros edificios  , el Palacio Municipal de la Exposición Regional de 1909, las casas Noguera y Suay Bonora, de la plaza del Ayuntamiento, el Asilo de San Juan de Dios de la Malvarrosa , etc
  •         



  •                 Para construir el Mercado, se piensa en unos terrenos, parte de los cuales habían pertenecido a la Fabrica primero de Gas y luego de Electricidad, del Marques de Campo.







  •          El solar estaría situado entre las calles Filipinas , actual Jorge Juan ( Hoy en día la calle Filipinas va de la Calle Gibraltar a la avda de Peris y Valero, limitando con las vias del tren y el futuro Parque Central ), la calle Cirilo Amorós, la calle Conde de Salvatierra y una nueva calle que se construiria para la ocasión , la calle Blanquells, actual Martín Ferrando






              • El edificio era de tendencia modernista, tenía tres naves y ademas destascaban en él, las cerámicas que servían para su adorno.




Aquí ya podemos ver un plano posterior ,con la ubicación del Mercado de Colón.
.

Vista del desfile conmemorativo a su paso por la plaza de la Reina




Vista de la carroza con la Reina del Mercado Central y su séquito.


  •                  El desfile por las noticias y fotografías que se conservan del mismo debió de ser de gran vistosidad , además las carrozas, estaban construidas por nombres muy conocidos en el mundo de las fallas y las carrozas.
  •                  La asistencia de personalidades de todo indole a la inauguración fue muy importante , entre otras ,el Presidente del Ateneo Mercantil y el poeta y periodista Maximiliano Thous . En aquel año 1916 , era el alcalde de la ciudad, D Fidel Gurrea Olmos.




Vista del Mercado de Colón  hace algunas decadas y en la actualidad.
.
  •                         Afortunadamente y con arreglo a los tiempos actuales , el Mercado de Colón , continua desempañando su actividad  y luciendo su estampa para disfrute de todos. 

Fuentes Mundo Gráfico, El Mercado de Colón. Remember Valencia . Internet .

  Gregorio.
__________________

viernes, 20 de marzo de 2015

TBOs valencians de postguerra (1940-1960)

El col·leccionista Luis Conde Martín ha preparat una exposició sobre Còmics de Postguerra. Actualment s'exposa a Càceres, amb l'organització i coordinació de la Conselleria d'Educació i Cultura del Govern d'Extremadura.
D'aquesta magnífica exposició, us presente els còmics editats a València, per ordre cronològic, amb les imatges i una síntsi de les indicacions aportades per Conde Martín.

ROBERTO ALCÁZAR Y PEDRÍN
Editorial Valenciana, 1940 ss. Editat per Tomás Puerto i dibuixat per Eduardo Vañó. Arribà als 1219 números.


 EL GUERRERO DEL ANTIFAZ
Editorial Valenciana, 1944 ss. Amb idea i dibuix de Manuel Gago. Arribà als 668 números.



LA PANDILLA DE LOS SIETE
Editorial Valenciana, 1945. Guions de Pedro Quesada. Dibuixos de Manuel Gago i Miguel Quesada. Arribà als 84 números. S'inspirava en una sèrie italiana homònima.


EL PEQUEÑO LUCHADOR
Editorial Valenciana, 1945. Guions de Pedro Quesada. Dibuixos de Manuel Gago. Arribà als 230 números.


SILAC, EL HOMBRE LEÓN
Editorial Valenciana, 1945. Dibuixos d'Enrique Pertegás. Només 8 números.


MARILÓ
Editorial Valenciana, 1945 i ss. Es mantingué durant 228 quinzenes i algues setmanes, amb diversos dibuixants.



S.O.S.
Editorial Valenciana, 1951 i ss. Diversos dibuixants. Inspirada en Jaimito. Arribà als 68 números.


EMOCIONES PARA LA JUVENTUD AUDAZ
Editorial Valenciana, 1951. Diversos autors de l'editorial. Només arribà als 16 números.



PUMBY
Editorial Valenciana, 1955. Diversos dibuixants, entre ells José Sanchis, el creador del gat Pumby.



PANTERA NEGRA
Editorial Maga, 1956. Guions de Pedro Quesada i dibuixos de José Ortiz i Manuel Quesada. Arribà als 54 números.


PEQUEÑO PANTERA NEGRA
Editorial Maga, 1958 i ss. Obra dels germans Pedro i Miguel Quesada. Arribà als 275 números setmanals.




EL CAPITÁN HISPANIA
Editorial Creo, 1959. Guions de Federico Amorós i dibuixos de González Alacreu. Arribà als 28 números setmanals.



BENGALA
Editorial Maga, 1959. Guions de Pedro Quesada i dibuixos de Leopoldo Ortiz. Dues sèries de 54 i 45 setmanes.




APACHE
Editorial Maga, 1959 i ss. Creació de Luis Bermejo amb guions de Pedro Quesada. Dues sèries de 56 i 76 números.



AYAS, EL GRIEGO
Editorial Creo, 1960. Guió de V. Tortajada i dibuixos de José Luis Macián. Arribà als 20 números.









domingo, 1 de febrero de 2015

¿QUIERE USTED CRECER 8 CENTÍMETROS?

Tafaneries Valencianes





Què història hi ha darrere d’aquest anunci? Qui era el professor Albert que prometia aquests prodigis?


Fins on arriba la meua indagació, aquest professor Albert havia de ser Amadeo Lloris Albert. La primera notícia que he trobat del senyor Amadeo Lloris Albert és de 1904 i el situa a Galícia. En el “Torneo Nacional de Esgrima” que se celebrà a Madrid, el senyor Amadeu Lloris, “de la Coruña”, fou distingit amb una menció honorífica (El Globo, 23 de maig). Dos anys després, el senyor Amadeu Lloris, que es presentava com a professor d’esgrima i gimnàsia, obrí al centre del Ferrol la “Sala Lloris”. La crónica periodística lloava el seu projecte: “A la postre y después de vencer muchas dificultades, el inteligente profesor tiene la satisfacción de que el éxito más lisonjero haya coronado su infatigable labor” (Mundo deportivo, 27 d’agost de 1906).



 El senyor Amadeo Lloris o el profesor Lloris (perquè ja emprava aquest títol) es traslladà a València, on el trobem en una crònica de 1909, participant en una competició d’esgrima feta amb motiu de l’Exposició, concretament en un “asalto a espada” contra don Matías Calomarde Granell (també practicant d’esgrima i amb el temps, promotor del Club de Atletismo “Valencia Sportiva”). El match se celebrà al Palau de l’Exposició, ple de gom a gom. La crònica de l’ABC el presenta com a valencià, la qual cosa potser siga certa (el cognom Albert fa pensar que seria de llinatge valencià, encara que residiria a Galícia) o no, perquè el diari també s’equivoca en dir-li de vegades Lloris i de vegades Floris (ABC, 19 i 21 de juny; La Época, 19 de juny; Heraldo de Madrid, 21 de juny).


El senyor Amadeo Lloris Albert va tindre un fill, Amadeo Lloris Pérez, que, seguint la trajectòria familiar, ha sigut durant més de cinc dècades una figura molt notable de l’esgrima valenciana. Trobareu molts elogis en Internet a la seua persona i a la seua infatigable dedicació a aquesta disciplina esportiva. Seguim, però amb el pare.


En novembre de 1912 li fou concedida a Amadeo Lloris Albert la patent d’un “aparato para conseguir el crecimiento y la corrección de ciertas deformaciones del cuerpo humano” (Industria e Invenciones, tom 53, any 1913 primer semestre). Heus ací allò que, amb el temps, s’anomenaria el “Crecedor Racional”. La preocupació pel cos humà i la salut d’Amadeu Lloris Albert li va fer escriure un llibre que aparegué a l’editorial F. Vives Mora de València el 1914 amb el títol: “Estreñimiento, Perturbaciones del aparato digestivo, Hemorroides, Hernias y la Obesidad”. En aquest llibre es presenta com “Profesor A. Ll. Albert”, fent servir el segon cognom. I així trobem els primers anuncis del “Crecedor Racional del profesor Albert” amb adreça a València, Pi y Margall, 38 (vegeu la il·lustració superior, La Esfera, de 26 de setembre de 1916).

El mateix any 1916 ja trobem un anunci del “Crecedor Racional” a la premsa (ABC, 11 de març) i, fins i tot, amb un representant de l’invent per a Sudamèrica, amb adreça de Buenos Aires.
 




Amadeo Lloris Albert va morir a València, l’octubre de 1933. Suposem que anys abans va cedir la comercialització del “Crecedor Racional” al que suposem el seu germà, Joaquín Lloris (que va morir el juny de 1930). De fet, hi ha més possibles germans al registre del cementeri de València: Teresa, Fernando i Concepción. Suposem una cessió del negoci perquè els anuncis que es publicaren en la premsa als anys 30 donaven com a referència “Joaquín Lloris, sucesor del Profesor Albert. Pi y Margall, 36”, per la qual cosa podem suposar que es tractava d’un nebot d’Amadeo Lloris o que simplement mantindrien el nom del germà com a referència.

Trobem anuncis de l’aparell a les hemeroteques digitals de l’ABC i La Vanguardia. Abans i durant la Guerra Civil, hi havia anuncis a Crónica, un diari fidel a la II República (per exemple, 3 de febrer, 27 de setembre i 27 d’ctubre de 1935 i 5 de setembre de 1937). Molt pocs dies després de la fi de la Guerra, ja trobem l’anunci a les planes de l’ABC (28 de maig de 1939).







L’anunci hauria de gaudir d’una certa popularitat perquè Camilo José Cela l’inclou en la seua novel·la Vísperas, festividad y octava de San Camilo del año 1936 en Madrid (més coneguda com San Camilo), sobre els esdeveniments del 18 de juliol de 1936:


“Mientras Senén pasea y don Gerardo se refocila con la Murcianita, mientras Miguel Mercader toma su aspirina y su café con leche, mientras Paquito y Alfonso, los dos chicos de Salamanca que están pasando unos días en Madrid, se masturban acordándose de las tísicas, mientras don Máximo mea, toma bicarbonato y se lava los dientes, mientras Magdalena en el depósito de cadáveres espera la hora ya próxima de la fosa común, mientras Bella Turquesa sonríe quizá con un deje de amargura y sigue desbaratándose, pudriéndose, quemándose, mientras Toisha sueña dentro de su camisón transparente, y tú que estás desvelado cavilas que no entiendes nada de lo que pasa, en el mundo acontecen sucesos muy dispares (bien mirado tampoco demasiado dispares), en la calle de Toledo un camión aplasta a un borracho que estaba vomitando tan tranquilo y sin meterse con nadie en medio de la calzada, en la calle de Mesón de Paredes aborta una criada a la que habían preñado en su pueblo, en la glorieta de Bilbao agoniza un niño con garrotillo, en un reservado de la calle de Arlabán se canta por lo grande hasta que de repente, ¡zas!, un señor se muere de un infarto de miocardio, en la casa de socorro de la calle de la Encomienda curan a dos que se pegaron en la vía pública, en la calle de Velázquez secuestran a un diputado al que van a asesinar, en la calle de Tudescos matan a una puta a navajazos, le dan lo menos veinte navajazos, esto de la puta tiene menos importancia, putas hay muchas y además los crímenes pasionales no cuentan o cuentan poco, a la gente suelen gustarles pero por lo común son muy monótonos, reiterativos y vulgares, Chinchicida Ducal, infalible,. frasco 1,55, la historia vista desde cerca confunde a todos, a los actores y a los espectadores, y es siempre muy minúscula y estremecedora, también muy difícil de interpretar. La capilla ardiente del teniente Castillo es un hervidero de visitantes que entran y salen. En su despacho el señor Alonso Mallol dice a don Andrés Amado que de la dirección general de Seguridad no salió ninguna orden de detención contra Calvo Sotelo, a don Andrés le había llamado por teléfono poco antes doña Enriqueta, la esposa de Calvo Sotelo. Tú a vueltas en tu cama no piensas en lo que ignoras y al final acabas durmiéndote, tú no eres Napoleón Bonaparte, ni Julio César, ni san Pablo, nadie es Napoleón Bonaparte, ni Julio César, ni san Pablo, tampoco eres el rey Cirilo de Inglaterra, casi nadie es el rey Cirilo de Inglaterra, el triste rey Cirilo que trabaja de espaldas y a quien sus servidores, sus asesinos, mordían en la nuca como si fuera un puercoespín, ¿quiere usted crecer ocho centímetros?, lo conseguirá pronto a cualquier edad con el grandioso Crecedor Racional, dirigirse a don Joaquín Lloris, sucesor del Profesor Albert Pi y Margall 36, Valencia (España), no es el sueño de la justicia, no, ni tampoco el sueño de la aventura el que doblega a las ciudades, no es ningún sueño, las ciudades se rinden al insomnio, al odio y al hastío, el insomnio es como el arséni­co, el odio es como el arsénico, el hastío es como el arsénico, debida­mente dosificados pueden ser energéticos pero si se le va la mano a quien los reparte actúan como venenos activísimos, el hombre dormido se confunde con el mineral inocente, el insomne es un hormiguero o un nido de alacranes.”



Pel que fa al canvi del número 38 al 36 de la referència postal, no sabem si té a veure amb un canvi de numeració al carrer o al fet de traslladar l’adreça a un altre número d’una eventual finca propietat de la familia.


Què era, però, el “Crecedor Racional”? La resposta la trobem en aquest text:


“El auge de las compras por correo y la rapidísima difusión de la radio, el fonógrafo, el automóvil, la cámara fotográfica y otras máquinas que muchos utilizaban pero que muy pocos comprendían, obligó, a mediados de los años veinte, al gobierno de los Estados Unidos a crear una oficina federal dedicada exclusivamente a evitar la comercialización de inventos no patentados. Entre los que tuvieron que salir de circulación pueden mencionarse un par de anteojos con radio para hacer ver a los ciegos, un bonete con rayos infrarrojos que hacía crecer el pelo, un péndulo que indicaba el sexo de los embriones de los huevos fecundados y el célebre “crecedor racional”, un sistema de pesas y poleas que aseguraba veinte centímetros o más a cualquiera que se colgase de sus manijas. Algunas estimaciones suponen que en menos de una década esta oficina evitó estafas por un valor de veinte millones de dólares.”

(Gonzalo Carranza: Maquinas infernales: Guía de inventos imposibles, Buenos Aires: Ediciones Colihue, 1996, pp. 38-39)



Va portar el senyor Amadeo Lloris un invent nordamericà o intentà difondre’l també als Estats Units, una vegada que ja havia obert delegació a Sudamèrica? No ho sabem.


Al web de Todocolección hi ha unes fotografies d’un fullet explicatiu de l’aparell amb unes imatges que demostrarien la seua eficàcia només aptes per a persones molt crèdules.






En un foro d’Internet, he trobat un anunci de l’aparell publicat en un exemplar de la revista Pronto de 1980 (!) (enllaç ací). Ha canviat el nom. Ara es presenta com “el Super Crecedor Racional”. La referència és “D. Amadeo Lloris” (el notable i reconegut impulsor de l’esgrima valenciana) i l’adreça, la mateixa, una vegada que canvià el nom de Pi y Margall pel Passeig Russafa.



Ara ja sabeu el que heu de fer si voleu créixer 8 centímetres...





miércoles, 19 de noviembre de 2014

DIES IRAE (València años 20 del siglo XVI)

CALLES EN LUCHA 2

DIES IRAE.  (VALÈNCIA AÑOS 20 DEL SIGLO XV)


Dibujo de Manuel Boix.

Una ráfaga de viento elevó una nube de polvo dejándome en la boca un regusto entre amargo y salado. La calle de la Mare de Déu de Gràcia estaba solitaria, pero en mis oídos aún resonaban los gritos y lamentos de hombres y mujeres, los lloros de los niños, el estrépito de las espadas y el ronco agonizar de los que ese día la suerte les había negado su favor.

La aparición de plazas en la ciudad, no siempre obedece a motivos arquitectónicos o urbanísticos, en algunas ocasiones las causas son más escabrosas. El mero hecho de ser considerado enemigo del poder político o eclesiástico, supone no sólo la ejecución de la persona y a veces la de sus familiares, si no la desaparición física de su vivienda y como advertencia ejemplarizante, la prohibición de construir sobre su solar esparciendo sal sobre él, para que allí no crezca ni la hierba. Es el caso de la plaza de la Creu Nova, dónde el descubrimiento de una sinagoga clandestina costó la hoguera a Miquel Vives y Castellana Guioret, primo y tía de Lluis Vives o la de esta plazuela, que hasta el 3 de marzo de 1522 ocupaba la casa de Vicent Peris.




Y es que los tiempos estaban agitados, recuerdo también como aquel pobre panadero fue objeto de la ira del pueblo, en la plaça del Mercat, como si él fuera culpable de la falta de trigo que desde hacía años venía padeciendo la ciudad, o como cuando lincharon a aquella familia de agarenos, acusados de connivencia con los piratas berberiscos que se paseaban por nuestras costas. Porque el peligro era real, Cullera había sido saqueada y su población acuchillada ante el desamparo de los Nobles Señores que la habían abandonado a su suerte. Tanto es así que el rey don Fernando, consintió a que los gremios se armaran y pudieran defenderse de sus eventuales ataques.  

Pero el descontento de artesanos, maestros y mercaderes era mayúsculo, durante muchos años nuestro trabajo hizo de València la ciudad más próspera de la Corona de Aragón y ahora que la crisis había golpeado a nuestras puertas, por culpa en parte de una nobleza más interesada en sacar buenos beneficios importando tejidos de Italia que protegiendo el trabajo de sus artesanos, creímos que era el momento de reclamar nuestra participación en el Consell de la Ciutat y de exigir que dejaran de ahogarnos con impuestos. También la avaricia y el intrusismo hicieron mucho daño entre los gremios. Y luego que pasé por la plaza de Santa Caterina, me vino a la memoria un suceso aquí ocurrido y que tuvo por testigo al cardenal Adriano de Utrech, venido a esta ciudad a jurar –vano intento-, en representación del Rey don Carlos, los Fueros de València.



Y es el caso que por favorecer a un aprendiz suyo al que debía un favor, un tal Pere Malet capoter de oficio, permitióle abrir una tienda de capotes en esta plaza sin hacer el preceptivo examen. Denunciado que fue por el Síndico ante el tribunal del Gobernador, tiempo le faltó a Pere Malet para por mediación de don Diego Jofré, Señor de Pardines, intentar paralizar la denuncia. El Síndico escuchó al Señor de Pardines, pero cuando éste marchó, hizo de su capa un sayo, que es lo que el sano juicio y su propia conciencia le ordenaba.

Enterado don Diego Jofré y herido en su noble orgullo, tiempo le faltó para regresar, buscar al Síndico y darle de puñaladas. Intervino entonces el Marqués de Atzeneta, don Rodrigo Díaz de Vivar y de Mendoza, que diestro en mañas, manejos y tejemanejes, consiguió apaciguar al acuchillado Síndico y permitió que el aprendiz de Malet abriera su tienda.



Nada más conocerse el hecho, salieron los gremios ondeando banderas y haciendo sonar sus cajas; los gritos de ¡A casa de Malet! ¡Mueran los caballeros!, se confundían con los de ¡Justicia! ¡Germania!   Así que llegaron a esta plaza, entraron en la tienda, sacaron todos los capotes y prendiéronles fuego. Un Escudo Real de yeso colocado por los Jurados sobre la puerta de la tienda, evitó que ésta fuera también pasto de las llamas. El Señor de Pardines, el capoter y el aprendiz fueron condenados al destierro.

 Cuatro años antes de estos hechos, sucedió el fallecimiento de nuestro rey don Fernando, era el año del Señor de 1516, dejando un gran vacío de poder. La peste, que como las riadas, se obstinaba en visitarnos a menudo y sin previo aviso, hizo huir como las ratas huyen del navío a punto de naufragar, a nobles y jurados dejando la ciudad sin representantes oficiales, sólo el controvertido Marqués de Atzeneta, hermano del Virrey don Diego Hurtado de Mendoza permaneció en la ciudad.



Tiempos terribles que no presagiaban nada bueno, y desde el púlpito los predicadores, émulos de Vicent Ferrer, buscaban culpables para calmar los castigos divinos, que en forma de epidemias, riadas y otras desventuras, nos enviaba el Señor.

 Y allí estaba aquel sofocante 7 de agosto de 1519, el pare Castellolí, Castanyolí o como bien quiera que quisiera llamarse este fraile que Dios o Satanás tengan a buen recaudo, culpando al nefando pecado y a sus viciosos, de todos los males que acontecían y poco tardó la turba en encontrar en un tal Cristòfol de la Torre, un flequer de la calle del Trabuquet, la diana de sus iras. Conducido a las cárceles eclesiásticas por su condición de tonsurado y no encontrando pruebas suficientes, condenole el provisor del arzobispo a que un domingo fuese puesto a la vergüenza en la iglesia mayor y después tuviese cárcel perpetua en el castillo de Chulilla. Más en acabando la misa, al salir de la Catedral para dirigirse nuevamente a la prisión arzobispal, esperándole estaban una multitud de niños y mancebos, que piedras en mano pedían a voces que se le fuera entregado para lapidarlo convenientemente. Una lluvia de piedras cayó sobre la comitiva cuando mossén Guillem y mossén Andreu Dalmau intentaron darles buenas razones para que lo dejaran en manos de la justicia y marcharan en paz. Al tumulto se unió el comendador Eixarch que a la sazón ejercía en lugar del gobernador Lluis Cavanilles huido de la ciudad por la peste, un jurado y el mestre racional Vicente Zaera y entre todos lograron encerrar al desdichado flequer en la sacristía de la Catedral, a la que todo hay que decirlo, no le quedaban vidrieras enteras.



Pero la tarde no había calmado la cólera de la plebe, más bien parece que la digestión del yantar húboles provocado el hipo de pegar fuego al sodomita, así que bandera al aire, salieron de sus casas con gran alboroto y dirigiéronse prestos a la puerta que dicen del Palau, a reclamar que les fuera entregado el flequer. A partir de aquí todo fue gritos y confusión, escopetazos y cantazos, golpes y campanas tocando a arrebato y hasta el fuego estuvo a punto de prender en las puertas de la Catedral si no llega a ser por la presteza de Jordi, un criado del Vizconde de Xelva que allí se encontraba. Ni siquiera fue respetada una improvisada procesión, custodia del Santísimo Sacramento al frente, que organizaron las parroquias de San Esteban, santo Tomás y el Salvador, como último recurso ante la ausencia de nobles caballeros, ausentes de la ciudad por pestilentes motivos.

Y así fue como en evitación de males mayores, regidores y eclesiásticos menguaron la guardia y dejaron al infeliz flequer en manos de la desordenada justicia popular. Ahítos de efímera gloria, eufóricos y alborozados, marcharon directos al lugar que llaman el quemadero donde al fin, dieron cumplida satisfacción a su ira.


Berruguete (detalle)

En la plaza de la Seu aún permanecían catafalco y paramentos del último Auto de Fe y al final de la calle del Cavallers reviví una escena memorable. Entraba en Valencia por la Porta de Quart el Conde de Mélito, don Diego Hurtado de Mendoza, que con su séquito se dirigía a la Catedral para jurar los fueros como virrey de València. Y a recibirle acudió el Gobernador Lluis Cavanilles, jurados, oficiales y demás comparsa de caballeros y nobles.



Mas en llegando al lugar llamado Tossal, salió al encuentro del cortejo por la calle dels Tints d'Olleta, un grupo de agermanados encabezado por Guillem Castellví, al que todos conocíamos por Guillem Sorolla. Altivo, insolente y osado, agarró por las riendas el caballo del virrey y le espetó: “Los reyes y príncipes nunca buscan atajos en sus entradas solemnes, con que así, vos que decís representar a nuestro soberano, debéis seguir este ejemplo y dar la vuelta por la Bosseria y el Mercat”. A lo que el virrey le respondió: “Como ello sea costumbre, vamos por donde decís, pues no vengo sino a guardar costumbres viejas y quitar novedades”. Y así, sin más circunstancia notable que contar, bajó el cortejo por la Bosseria, el Mercat, giraron por la calle Sant Vicent y entrando por la plaza de la Figuera, llegaron a la Catedral por la calle de les Avellanes, Santo Tomás y el Palacio del señor Arzobispo.



Guillem Sorolla, osado y altivo, tanto ante el virrey como ante el mismísimo rey don Carlos, aunque dicen las malas lenguas que una vez nombrado comendador de Benaguasil se comportó como un noble más, quién sabe; y que incluso hizo correr el bulo de su muerte para provocar la cólera del pueblo, quien sabe.

Lo cierto es que él y el peraire Vicent Peris acabaron con la moderación del bueno de Joan Llorenç y a su muerte Peris asumió el mando militar de la Germania. Peris sabía qué y cómo hablar al pueblo. Orgulloso y valiente como Sorolla, pero tenaz e insobornable. Derrotó al mismísimo virrey, don Diego Hurtado en Gandia y esta victoria hizo que la soberbia prendiera en él, y que los moriscos de la contornada sufrieran su orgullo. Al fin y al cabo eran los servidores de su enemigo.

Aún lo veo, entrando triunfante y majestuoso por la Porta dels Serrans, montado en negro bridón, vestido de raso blanco acuchillado, forrado de raso amarillo, tocado con gorra milanesa grana con una pluma blanca.

Entre vítores y aplausos discurrió la comitiva por la plaza de Sant Bertomeu y Cavallers. Por la Bosseria con todos los balcones engalanados, se llegó hasta el Mercat y por la calle de Sant Vicent hasta su casa de la Mare de Déu de Gràcia.



Poco se imaginaba que algunos meses después regresaría a València a escondidas, tratando de avivar un fuego que ya estaba casi extinto; hasta el último momento rechazó las taimadas propuestas del Marqués d’Atzeneta que sólo buscaban su perdición y se pertrechó en su casa junto a su mujer y sus hijos, arropado y protegido por vecinos y adictos.

Y así llegó aquel fatídico 3 de marzo de 1522. Desde buena mañana redoblaron sin cesar las campanas de la Seu. Hizo correr el virrey el bulo de que Xàtiva había sido tomada y la Germania derrotada en toda la comarca. Cundió el desánimo entre muchos partidarios de Peris, algunos le dieron la espalda y otros se pasaron al bando de los señores. Dio orden el de Mélito de cerrar todas las puertas de la ciudad. Armáronse los caballeros, unos con el Marqués d’Atzeneta, otros con Lluis Cavanilles y el resto con el delegado Mossén Eixarch. En la plaza del Palau se convocó a los gremios y allí estaban los Jurats con sus gramallas portando lo Rat Penat y demás banderas.

Mientras, en los balcones y azoteas de la calle de la Mare de Déu de Gràcia y colindantes, hombres, mujeres y mozalbetes pertrechados de piedras, macetas y ladrillos en mano, aguardaban el momento de valer a su capitán y abrirle la sesera a algún mascarat.

A las tres en punto de la tarde, las tres divisiones se pusieron en marcha. Las campanas volteaban sin cesar.  La división dirigida por don Lluis Cavanilles, avanzó por la calle del Fumeral. Mossén Eixarch y los suyos lo hizo por la calle de Sant Vicent, unos entraron por la de Carabasins y otras se llegaron hasta Sant Agustí, para desde allí entrar a la calle de Gràcia y cortar el paso a una posible huida de Peris.



El Marqués d’Atzeneta, que no había olvidado como Peris lo había encarcelado en Xàtiva y como había escapado de sus artimañas, partió de la plaza dels Alls y enfiló la calle de Gràcia. Arcabuces, ballestas, espadas, picas y lanzas, envueltas en una nube de polvo avanzaban bajo una lluvia de piedras, tiestos, muebles y agua hirviendo. Y fue el caso que una maceta de buen tamaño cayó sobre la testa de don Rodrigo Hurtado, dejándole sin sentido, tendido en el suelo. Corriose la voz de que el Marqués había muerto y la furia de los atacantes se encendió y con ella la casa de Peris por los cuatro costados. El calor y el humo se hicieron insoportables. El precio de doscientos ducados por un Peris vivo o cien, si era muerto, hecha por un todavía aturdido Marqués d’Atzeneta avivó los ánimos de los mascarats. Bajó la mujer de Peris con sus hijos llorando y pidió Peris hablar con el Marqués, mas no había terminado de bajar por la escalera, se abalanzaron sobre él y cosiéronle a cuchilladas. Arrancáronle la cabeza que pusieron en una pica, y arrastraron su cuerpo desnudo hasta el Mercat. Allí lo colgaron de los pies, pues su cabeza aún pende enjaulada sobre el Portal de Sant Vicent.

Y yo sigo mi camino, lejos de esta ciudad y de estas tierras. Demasiados recuerdos, demasiados sinsabores. Sólo quiero olvidar y lo único que he conseguido olvidar ha sido mi verdadero nombre, unos me llamaban Enrique Manrique –o Enriquez- de Ribera, otros Antonio Navarro, los menos Juan de Bilbao y alguno El hombre de Bernia, incluso dicen que me asesinaron en Burjassot una primavera de 1522, aunque todos me conocían por lo Rei Encobert.    


X. Oms.     

DRAMATIS PERSONAE

VICENT PERIS (Segorbe 1490?- València1522)



Dibujo de Manuel Boix

De oficio velluter, dirigió el ejército agermanado a la muerte de Esteve Urgellés, en 1521. Contrapuesto a la política conservadora de Joan Llorenç, con el que tuvo varios enfrentamientos, se opuso radicalmente a cualquier pacto con la nobleza. Consiguió abolir los impuestos en la ciudad de València, aunque poco después tuvieron que restablecerse algunos. En un intento de controlar la situación económica de la Diputació, Peris exigió a los diputats “donar compte e rahó de tots los bens de la Generalitat”, a pesar de considerar esta petición de “cosa inaüdita e insoportable e contra los actes de Corts atorgats a la Generalitat”, accedieron y pusieron los libros de cuentas a su disposición.

Ese mismo año derrotó al virrey Diego Hurtado de Mendoza en Gandia, la que fue su única victoria militar. Desoyó las advertencias de su capitán, Pere Palomares, de acudir inmediatamente en auxilio de la plaza de Oriola, dedicándose a saquear Dénia y otras poblaciones de La Marina, ensañándose sobre todo con la población morisca.

Regresó triunfal a València con el botín obtenido en Gandia, alojándose en el Palau Reial. Partió nuevamente hacia Morvedre, donde fue derrotado por el Marqués de Zenete teniendo que refugiarse en el castillo de Xàtiva. Intentó el marqués un pacto con los agermanats de Xàtiva, ocasión que aprovechó Peris para hacerlo preso y encarcelarlo.  

En febrero de 1522 regresa a València en un intento de recobrar la ciudad y se refugia en su casa de la calle Mare de Déu de Gràcia. Rehusa los ofrecimientos del Marqués de Zenete de un perdón si se entrega y se hace fuerte en su casa junto a su familia y un buen número de partidarios. Finalmente el 3 de marzo de 1522, el virrey ordena el asalto, incendian la casa, Peris muere apuñalado y es decapitado. Tras derribar la vivienda, el solar resultante es allanado y sembrado de sal, con la prohibición de volver a construir allí. Sus bienes fueron confiscados, su mujer ajusticiada. Fue declarado “fill del diable” y se declararon traidores a sus descendientes hasta la cuarta generación. Su cabeza fue colocada en una jaula sobre el Portal de Sant Vicent. La plaza existió hasta la década de los 40 del siglo XX, que desapareció con la construcción de la avenida del Barón de Cárcer y la urbanización de su entorno.

Para unos Vicent Peris, fue un personaje traidor y nefasto, como lo califican Escolano o Diago. Otros como Viciana lo calificaban de “Hombre de insuperable coraçon y muy brioso” aunque en otro apartado de su Crónica lo tilda de “colérico y enemigo de Dios y del Rey”. Los historiadores del siglo XIX son más benignos con él, llegando incluso, como es el caso de Manuel Fernández Herrero o Roque Barcia a considerarlo un héroe nacional, comparando en el caso de Barcia, las Germanías y las Comunidades con el levantamiento republicano de 1870. El romanticismo liberal de Boix, mitifica la Germanía y sus personajes confundiendo realidad y ficción, siendo su máximo exponente la novela “El Encubierto de Valencia”. Para Juan B. Perales, Vicent Peris “es el único que merece el dictado de héroe, entre los gefes de la Germanía. Rudo, fogoso, de escasa instrucción, pero altivo, valiente y pundonoroso”.

GUILLEM CASTELLVÍ (Sant Mateu 1484-Xàtiva 1522)

Nacido en Sant Mateu del Maestrat, se trasladó a València viviendo en casa de un tío suyo conocido por Sorolla, del que tomó el apellido y aprendió el oficio de teixidor.

En 1519 formó parte de la Junta dels Tretze y uno de los embajadores que parlamentó con Carlos I en Molins del Rei.


José Benlliure

Cabecilla agermanado, intervino en varias algaradas callejeras; según las crónicas, valiente y con gran predicamento popular y según otras, soberbio y oportunista. Intentó la adhesión a la Germania de Morella sin conseguirlo.

Su carácter radical se moderó al ser nombrado procurador de Benaguasil, La Pobla de Vallbona y Paterna, en 1520.

En 1521 mantuvo contacto con el movimiento agermanado mallorquín a los que dio consejo. En noviembre fue hecho preso y trasladado a Montesa y Xàtiva, ciudad donde fue ajusticiado en 1522.

Si para Manuel Fernández Herrero (Historia de las Germanías de Valencia -1870- ), Guillem Sorolla era un valiente hijo del pueblo, Juan B. Perales, lo describe como un “joven, audaz, elocuente, valeroso … que reunía prendas muy superiores a todos los demás, las cuales empleó en provecho propio … deslumbrado con el cargo de gobernador de una fortaleza (Benaguasil), pareció olvidarse completamente de la Germanía y de sus propias predicaciones”.

JOAN LLORENÇ  (València 1458-1520)



De oficio peraire, fue el ideólogo y creador de las Germanías, de verbo fácil y elocuente se convirtió en el líder del movimiento agermanado. Creó la Junta dels Tretze, órgano de gobierno de la Germanía y junto con el comerciante sucrer Joan Caro y Guillem Sorolla se entrevistaron con Carlos I en Molins del Rei, consiguiendo de éste –momentáneamente- la legalización de la Germanía.

Su espíritu dialogante pronto chocó con el sector más radical encabezado por Vicent Peris, Guillem Sorolla y Esteve Urgellés, provocando su caída y poco después su muerte en 1520.


L’ENCOBERT (¿?-finales s. XV- Burjassot 1522)


Portada de la novela de Vicente Boix "El Encubierto de Valencia", errata incluida

Poco se sabe de este personaje –o personajes, porque aparecieron varios- del que mucho se ha escrito. Los datos más contrastados, los aporta el profesor Ricardo García Cárcel y apuntan a que se llamaba Antonio Navarro y que era posiblemente de origen castellano. Aunque otros como Vicente Boix (1813-1880), opinaban que se llamaba Enrique Enríquez de Ribera.

Intervino activamente en los últimos momentos de la Germanía, tras la muerte de Vicent Peris, participando en varias escaramuzas contra las tropas del virrey.

Que se conozca, su primera aparición pública fue un 21 de marzo de 1522 en la colegiata de Xàtiva, con un vehemente discurso de matices apocalípticos rayanos en la herejía, en el que incitaba al pueblo a continuar la lucha en nombre de la justicia divina.

Afirmaba que era el hijo del príncipe don Juan, hijo a su vez de los Reyes Católicos, y de la archiduquesa Margarita de Austria. Y que una conspiración urdida entre el Cardenal Mendoza y Felipe El Hermoso, lo hizo desaparecer haciendo creer que había muerto al nacer. Realmente, el príncipe heredero Juan falleció dejando a su esposa, Margarita embarazada y dio a luz una hija que murió en el parto. Pero esta teoría de la conspiración, carece de base porque el Cardenal Mendoza había muerto dos años antes que el príncipe Juan, por lo que evidentemente nada pudo conspirar.

Intentó sin conseguirlo entrar en València y recuperarla para la Germanía, días después, el 19 de mayo de 1522, moría asesinado en Burjassot por esbirros del virrey. Su cabeza fue colgada en la Porta de Quart.

Después de su muerte, aparecieron otros personajes que decían ser L’Encobert, así en el mismo año 1522, fue preso y ahorcado un individuo que se hacía pasar por él y al año siguiente, en València fue decapitado otro, pero esta vez fue una esquina de la Llotja la que tuvo que aguantar el peso de la linterna que contenía su cabeza.

RODRIGO HURTADO DE MENDOZA Marqués de Zenete  (Castilla 1466-València 1523)

Al igual que su hermano Diego, Rodrigo era hijo de don Pedro González de Mendoza, cardenal y arzobispo de Toledo, y de doña Mencía de Lemos, dama de la corte de Isabel I de Castilla, a los que la Reina Católica llamaba cariñosamente “los bellos pecados de mi cardenal”; era nieto también del Marqués de Santillana.

Se distinguió por sus habilidades en el campo de batalla; en la guerra de Granada como reconocimiento, Fernando II le recompensó con posesiones en Jadraque (Guadalajara), Guadix (Granada) y Albaida (València).

En 1491 es nombrado Marqués de Zenete y Conde del Cid, ya que los Mendoza se decían descendientes directos del Cid. También es conocido como Rodrigo Díaz de Vivar y de Mendoza.
Casó con doña Leonor de la Cerda, enviudando al poco tiempo y se embarcó poco después en la expedición al Reino de Nápoles, bajo el mando del Gran Capitán.

De vuelta a Castilla, pretende casarse con María de Fonseca, hija de Fernando Fonseca, señor de Coca; pero ante la negativa de, tanto de los padres de María, como de la reina Isabel que tenían otros planes para ella, decide raptarla y casarse con ella, refugiándose en su castillo de Jadraque.    
  
Al ser nombrado su hermano Diego, virrey de València, acude con sus tropas a una capital del Regne convulsionada por el movimiento agermanado. En un principio su política con los agermanados provoca las sospechas del rey Carlos I, que incluso llega a ordenar su destierro –la orden no llegó a cumplirse-, pero en realidad se trataba de una estrategia para intentar descabezar la rebelión.

En 1521 es nombrado gobernador de València y en poco menos de un año consigue acabar con el movimiento agermanado, a pesar de haber sido apresado por Vicent Peris en Xàtiva, cuando sin su ejército, intentaba un dialogo con sus dirigentes.

En 1522 falleció su esposa María de Fonseca y un año después le siguió él, tal y como cuenta Viciana en su Crónica: “A 23 de febrero año de 1523, el marqués de Zenete fallesció de callenturas en la mesma ciudad de Valencia. Fue sepultado en el monasterio de la Trinidad, con muy grande llanto de sus criados y servidores y vezinos de la ciudad. Luego, passados ocho días, don Diego Hurtado de Mendoça, su hermano, vino de Castilla a visitar y a consolar a sus sobrinas, hijas del dicho marqués.”    

Fruto del matrimonio con María de Fonseca, fue su hija Mencía de Mendoza, persona que contribuyó enormemente a la introducción del humanismo y las artes gráficas en València. Amiga y mecenas de Lluis Vives, al que conoció en Breda, ciudad donde se había trasladado al casarse con Enrique III de Nassau-Breda.  Posteriormente, al morir éste, casó con Fernando de Aragón, Duque de Calabria, viudo de Germana de Foix.



María, hizo construir un sepulcro de mármol blanco donde reposan los restos de sus padres y los suyos, en el Convento de Santo Domingo.

Si bien tanto en el campo de batalla como en el de los amoríos el marqués fue un personaje indiscutible, recientes investigaciones han sacado a la luz turbios asuntos en el plano económico, como la evasión de impuestos en la importación ilegal de mercancías y un montón de deudas a las que su hermano Diego, tuvo que hacer frente.

DIEGO HURTADO DE MENDOZA Conde de Mélito (Manzanares 1468?-Toledo 1536)

Al igual que su hermano Rodrigo, Diego era hijo de don Pedro González de Mendoza, cardenal y arzobispo de Toledo, y de doña Mencía de Lemos, dama de la corte de Isabel I de Castilla, a los que la Reina Católica llamaba cariñosamente “los bellos pecados de mi cardenal”, nieto también del Marqués de Santillana y abuelo de Ana Mendoza de la Cerda, Princesa de Éboli.

Participó en las luchas por la toma de Granada y junto a Gonzalo Fernández de Córdoba “El Gran Capitán”, en el Reino de Nápoles, obteniendo el título de Conde de Mélito por su intervención en la toma de dicha ciudad.



En 1520 fue nombrado por Carlos I virrey de València, su actuación fue muy poco afortunada, no aceptando el diálogo que en sus primeros momentos le ofrecían los agermanados, los cuales no lo veían con muy buenos ojos por haber sido nombrado por un rey que no había ido a jurar los Fueros a València. Su actitud timorata, huyó de la ciudad a causa de la peste, no le granjeó muchas simpatías entre sus ciudadanos.

En junio de 1520, un grupo de agermanados asaltó su casa y huyó a Cocentaina, de allí pasó a Xàtiva y posteriormente a Dénia y Peníscola.

En 1521 fue derrotado en Gandia por el ejército de Vicent Peris, sólo después de conocer el descalabro agermanado en Oriola, inició el regreso a la ciudad entrando en València el 21 de octubre de 1521.

El 3 de marzo de 1522 ordena el asalto a la casa de Peris que es decapitado y después de sofocar la Germanía en las plazas de Xàtiva y Alzira consigue su rendición el 5 de diciembre de 1522.

En marzo de 1523 fue destituido de su cargo, siendo nombrada virreina de València doña Germana de Foix. 


BIBLIOGRAFÍA

CRÓNICA DE LA ÍNCLITA Y CORONADA CIUDAD Y REINO DE VALENCIA R. Martí de Viciana
HISTORIA DE VALENCIA Escolano-J.B. Perales
LAS GERMANÍAS DE VALENCIA Lluis de Quas
EL ENCUBIERTO DE VALENCIA Vicente Boix
HISTORIA DE VALENCIA Vicente Boix
LA GERMANÍA DE VALENCIA Manuel Danvila
HISTORIA DE LAS GERMANÍAS DE VALENCIA Manuel Fernández Herrero
LA CIUTAT DE VALÈNCIA Manuel Sanchis Guarner
LAS GERMANÍAS DE VALENCIA R. García Cárcel
CRIM DE GERMANIA Josep Lozano
LA GERMANÍA, UNA REVOLUCIÓN EN LA VALENCIA RENACENTISTA Vicent J. Vallés